me lo lees?

El español tiene muchas variantes. Considerando que, tal y como descubrió Chomsky, el idioma es el primer puzzle que resolvemos, la forma en la que hablamos el español da muchas pistas sobre la forma en la que pensamos.

El español boliviano es muy diferente al español que hablamos allá en Guatemala, y no solo es por el acento, existen muchas diferencias sintácticas! Consideremos, por ejemplo, la palabra “pero”: en Guatemala, se usa sólamente como conector y al principio de la oración que está conectando:

– Levántate! es hora de ir al colegio
-> pero no quiero ir :'(

En cambio, un boliviano hablaría este diálogo así:

– Levántate! es hora de ir al colegio
-> pero! :'(
o también: no quiero ir, pero :'(

En bolivia la palabra “pero” es como una queja, como una palabra que puede ser usada de manera aislada de la escusa.

Encuentro estas diferencias muy interesantes, porque el español boliviano está fuertemente influenciado por sus ancestros nativos. Entendiendo estas diferencias, podemos darnos cuenta de cosas que nuestros ancestros consideraban tan importantes, usuales y naturales, como para necesitar crear un sonido para expresarlas con frecuencia.

Nosotros heredamos estos modos de hablar, tal y como se hereda una herramienta, y estas ideas ancestrales persisten en nosotros y nos permiten transmitir sentimientos complejos que, de no ser por la “corrupción” del lenguaje original, se habrían perdido para siempre.

Pero mi “corrupción del lenguaje” favorita, es la anteposición de “me” a ciertas oraciones imperativas. Por ejemplo: “me lo vas a cuidar”, “me lo vas a llevar”, “me lo vas a dar comida”.

En las oraciones imperativas, observamos a tres actores principales: el que recibe la orden “el oyente”, el que da la orden “el autor” y la acción que se comanda, le llamaremos “la orden”.

Yo veo a esta corrupción del lenguaje, sintácticamente hablando, como si la orden fuera propiedad del autor, y da a conocer un lazo afectivo entre el autor y la orden, que hacen que el oyente transfiera un poco del aprecio que siente por el autor hacia la orden.

Es como decirle, de una forma corta: “es mío, así que cuídalo”, o “hazlo por mi”, o “ya sea que decidas obedecer o desobedecer mi orden, también me va a afectar a mi, de una forma personal.”.

Podría nombrar otra gran cantidad de diferencias sintácticas entre el español que yo hablaba en Guatemala, y el español que hablamos aquí, pero sólamente quería compartir mis experiencias con esta última corrupción del lenguaje, así que… es todo… Chau, se me van a cuidar!

Una razón para estar en contra del surveillance en Bolivia

En 1990, se desataron las primeras guerras criptográficas, Estados Unidos declaró la criptografía como munición de guerra, así que prohibían su difusión.

Hoy en día, tienen un plan de “surveillance” en todo lo que puedan vigilar, y su poder es bastante grande.

La ministra de comunicación, Paco, quiere revisar los medios de comunicación. Estados Unidos usa como escusa la pornografía infantil, el narcotráfico y el terrorismo para llevar a cabo este surveillance, la ministra Paco, por otra parte, usa como escusa la trata de personas.

Pero… ¿por qué oponerse al surveillance? si mediante él se pudieran detener todos estos crímenes, ¿por qué tanto revuelo cuando Snowden reveló el plan de vigilancia masiva de la NSA? ¿no es más importante la seguridad de nuestras vidas que la privacidad?

Uno de los problemas, es que todos estos crímenes no se pueden evitar mediante el surveillance. El surveillance, arruina más de lo que soluciona.

Todas estas preguntas, son respondidas con detalle en el libro “Criptopunks: La libertad y el futuro de internet”, recomiendo fuertemente su lectura, si quieres entender el tema a fondo. Pero, por ahora, solo quiero exponer una (de las muchas razones), para oponerse al surveillance en Bolivia.

¿Por qué preocuparse?

Antes que nada, quiero discutir sobre la viabilidad de un plan de vigilancia en Bolivia ¿por qué deberían preocuparme a mí las declaraciones de la ministra Paco?

Es, intelectual y económicamente, viable

Muchos pensarán que el gobierno de Bolivia no tiene la capacidad intelectual ni monetaria de llevar a cabo un plan de vigilancia masiva, lamentablemente, esto no es verdad.

El Chaos Computer Club realizó una investigación, en la que calculó el costo (tanto administrativo como tecnológico) de almacenar las llamadas a líneas fijas en Alemania, en 2010, a 8kbps. Concluyeron que tendría un costo de 10 millones de euros, lo cual no es nada, comparado al costo de un avión de guerra (el EuroFighter), con un costo de 90 millones de euros.

En 2007, Amesys, una compañía francesa que vende sistemas (tanto la tecnología como los operarios) para realizar surveillance de países completos, le vendió tecnología de surveillance a la Libia de Gadafi. Consulta este link en Wikileaks, para más información

Julian Assange, dijo refiriéndose a la compra de tecnología de surveillance:

“Hace 10 años, esto era visto como una fantasía, esto era algo en lo que solo creían las personas paranoicas. Pero los costos de la interceptación en masa han bajado tanto ahora, que incluso un país como Libia, que dispone de relativamente pocos recursos, lo está haciendo con tecnología francesa.”

– Julian Assange

Además, a las compañías que venden estos aparatos de vigilancia, les conviene vender esta tecnología, porque su ganancia no es puramente monetaria, también se benefician de toda la información que sus compradores adquieren mediante el uso de estos aparatos.

No sé si sea políticamente viable. No sé (nada) de política n.n’

 ¿Por qué resistirse?

Aunque es obvio que la trata de personas es un grave problema, y que tiene que ser solucionada, el surveillance es la peor forma de solucionarlo.

En 2008, se fundó el movimiento egipcio activista April 6th Youth Movement, que pretendía apoyar las protestas de los trabajadores de una industria. Estos movimientos fueron dirigidos, principalmente, a través de redes sociales. Los administradores de facebook del movimiento: Esraa Abdel Fattah, Ahmed Rashid y Ahmed Maher fueron arrestados y Maher fue torturado para que revelara su contraseña.

Sabemos que en Bolivia se producen muchas protestas y marchas, y estas, suelen tener mucha influencia en las decisiones. Imaginen el poder que le estaríamos dando al gobierno si dejamos que interfieran de forma masiva en nuestras comunicaciones…

¿Deberíamos confiar en que nuestras autoridades son “buenas” y usarán este poder solamente para detener la trata y tráfico de personas? personalmente, yo no confiaría en eso. Luego de escuchar que dos dirigentes cocaleros masistas fueron encarcelados, y que esto probablemente se deba, principalmente, a conflictos ideológicos. Luego de escuchar que el vicepresidente tiene una lista negra de las personas que han insultado a Evo Morales por internet, la alta confianza que tenía en este gobierno comienza a desplomarse.

Pero, incluso si le diéramos a este gobierno el derecho de la duda, y asumiéremos que ellos serán “buenitos”, y no usarán este poder para censurar las opiniones que sientan ofensivas, ni para reprimir los movimientos sociales que les parezcan peligrosos; habría demasiado poder centralizado, y eso es malo, porque el poder atrae a idiotas, así que, tenemos que pensar que eventualmente, y de forma inevitable, algún idiota se hará con el poder, y lo usará para fines no-tan-buenos como los planteados.

Debemos pensar en el futuro: ¿a dónde llegaremos con un plan de vigilancia masiva? reprimir una opinión, impedir el crecimiento de un revolucionario o idealista, esconder una violación contra los derechos humanos por parte de las autoridades, estarían escalofriantemente accesibles.

Bolivia prohibe el Bitcoin

Luego de enterarme de que el BCB (Banco Central Boliviano) prohibió el uso de criptomonedas (de hecho, prohibió el comercio mediante cualquier moneda que no fuera el boliviano o el dólar), me pareció buena idea hacer un cómic sobre el bitcoin y sobre lo absurdo que es betar al bitcoin de Bolivia por las razones que el BCB expuso.

Estoy trabajando en este cómic desde comienzos de este mes, y es porque no sé mucho del tema, pero he estado investigando, y he encontrado agujeros en la mayoría de los argumentos que plantea el BCB! ÒnÓ

Lo que me hace pensar que fue una decisión demasiado apresurada, y que tomaron esta decisión, únicamente para parecer el 1er país lationamericano en dar su opinión respecto a algo que parecía moderno y novedoso, para que nadie creyera que Bolivia no es un país que está a la vanguardia de la tecnología y así ser la envidia de toda latinoamérica.

El cómic tendrá 5 páginas:
1: se trata sobre lo “difícil” que es usar criptomonedas (sí, estoy siendo sarcástica).

2: sobre lo “inseguras” que son.

3: sobre que no son reguladas por ningún estado, y sobre lo “fácil” que es replicarlas

4: sobre el monopolio que cada gobierno debería tener sobre la economía de su país.

5: ¿sorpresa? XD

sí, estoy siendo sarcástica :P

Espero que les guste ^__^ como no soy una experta en el tema, les sugiero que no confíen en mi cómic, lean las referencias (esos asteríscos con un número a la derecha), y creen su propio criterio ~__^

Publicaré la 1ra página del cómic en el transcurso de este día ^o^