VG 1991

recientemente me enteré sobre VG 1991: un objeto misterioso en el espacio, descubierto en 1991, con una órbita altamente parecida a la de la tierra, que da una vuelta al rededor del sol cada 1.09 años, y además está muy cerca de la tierra.

Aunque algunos creen que es un “algo” puesto “deliberadamente” por “alguien”, una de las explicaciones de la NASA me parece más creíble: es un trozo de la luna que se desprendió, y conservó esa órbita.

VG 1991 llamó mucho mi atención, porque nunca escuché de eso hasta ahora, pero aún así, mi nickname en WoW era Vg, y ese ha sido mi nickname desde entonces, además, nací en 1991 o__O

Si un mono escribiera durante un tiempo infinito teclas aleatorias en una máquina de escribir, eventualmente escribiría alguna obra de Shakespeare.

En este caso, en vez de un tiempo infinito, son solo 200 000 años, en vez de un mono, son 1.076×10¹¹ humanos, (con una taza de mortalidad que aún no sé bien cómo integrar al modelo ‘¬’), en vez de pulsar teclas aleatorias en una máquinas de escribir, crean, de forma semi-aleatoria nicknames y nacen en determinados años, y en vez de la obra de shakespeare, es el nombre de algún descubrimiento que desconocen XD

“¿por qué estamos tan mal?”

Hoy fue el examen de INF-166 – Informática y Sociedad: una materia en la que aprendemos la forma en la que afecta la informática a la sociedad. Hemos estado hablando sobre temas aleatorios durante la materia, sobre que la evolución causaría que perdamos el pulgar, sobre ballenas, sobre tarjetas perforadas y la historia de la computación y sobre las “maravillas” que el “comercio electrónico” ha hecho en Bolivia.

Después de escuchar a personas brillantes discutir sobre la libertad de las telecomunicaciones, y después de haber leído el libro “Criptopunks: la libertad y el futuro del internet“, escucharlo a él hablar sobre “lo maravilloso que es el comercio electrónico en Bolivia”, es un insulto.

El primer día, se nos pidió hacer un blog donde escribiríamos sobre un tema, a mí y a mi amiga nos tocó “la globalización”. Nos dijo que usaría un nuevo paradigma educativo, uno en el que el alumno es el que tiene la responsabilidad de aprender, y de investigar, él sólamente estaría como una guía. A mí me parece más una escusa para que el docente gane más de 10.000 Bs. por solo ir a sentarse y escuchar a sus alumnos e inventarse respuestas sin fundamento científico, durante 4 horas a la semana.

Hoy fue el examen… las preguntas? inventadas (o copiadas de algún libro aleatorio del cuál nunca conoceremos su nombre). “¿de dónde podemos estudiar para el siguiente examen?”, le pregunté, mientras le entregaba mi examen respondido, a lo que dijo: “no pues, ese es el reto, ustedes tienen que encontrar la información”.

Poco antes de que acabara la clase, hizo una pregunta que llamó mi atención: “por qué estamos tan mal?”, incluso después de finalizar el examen, no podía dejar de pensar en eso: ¿por qué estamos tan mal?

Creo que cualquiera que haya asistido a una clase con el lic. Contreras sabe la dolorosa respuesta a esa pregunta. Y pese a que mis conjeturas aún no tengan fundamento teórico, creo que esta materia me ha demostrado, empíricamente por qué estamos tan mal.